Domingo, 17 de octubre de 2010

?

Siempre recordar? como en la pel?cula ?Forrest Gump?, Forrest y el Teniente Dan debatieron durante mucho tiempo, y de forma muy graciosa, sobre el tema de la libertad humana en contraposici?n a la idea?del destino. ?Es la batalla de Kadesh algo que deb?a pasar como una fatalidad, o fue obra de las decisiones del Rey Muwattali II y el Fara?n Rams?s II? Forrest concluir?a que hay algo de cierto en cada caso, ya que tanto Egipto como Hatti ten?an el impulso de dominio sobre Siria[1] mucho antes de que estos dos monarcas nacieran, lo cual hacia que la guerra fuera en cierto sentido ?inevitable?; pero a la vez, la forma espec?fica que adopt? el enfrentamiento estuvo determinada en gran medida por las acciones de estos dos grandes l?deres.

Rams?s II hab?a sido entronizado como Principe Regente por su padre, Seti I, siendo un adolecente, y desde ese momento comenz? a participar en el dise?o estrat?gico del renacimiento del imperio egipcio. En su segundo a?o de reinado, Rams?s derrota decisivamente a los ?pueblos del mar? (sherden) en una batalla naval en la costa mediterr?nea. En una movida audaz, el Fara?n decide crear un ej?rcito profesional en el cual entran incluso gran parte de los prisioneros sherden, as? como un buen contingente de guerreros nubios. Adicionalmente, duplic? la cantidad de efectivos, al llevar el n?mero de divisiones de dos a cuatro. Esto contrastaba con el ej?rcito de Hatti, el cual estaba formado por reclutas sin paga, bajo la promesa de recibir parte del bot?n de guerra; lo cual, como se ver? m?s adelante, parece haber sido un factor de importancia en la batalla de Kadesh.

Luego de asegurar sus fronteras al sur y oeste, Rams?s decide que era el momento de avanzar hacia Palestina. La campa?a fue exitosa, y llev? a la captura de la mayor parte de los pr?ncipes locales. Mientras tanto, Muwattali II, nieto de Shubiluliuma I, hab?a aprovechado la paz establecida anteriormente con Seti I para consolidad sus influencia al oeste de Anatolia, mediante un tratado con la Confederaci?n Assuwa, entre cuyos miembros destaca la ciudad de Troya (Wiluza)[2]. Muwattali entonces se pudo concentrar en la consolidaci?n de lo obtenido a expensas del desaparecido reino de Mitani. Lo que viene est? basado tanto en fuentes egipcias como hititas, para evitar sesgos a favor de alguno de los bandos.

Rams?s reuni? un ej?rcito de 20.000, el mayor jam?s puesto en marcha por Fara?n alguno. El ej?rcito egipcio estaba dividido en cuatro divisiones (Am?n, Ra, Ptah y Set), con 5.000 hombres cada una (4.000 infantes y 500 carros con dos tripulantes cada uno). Es de destacar que los carros egipcios ten?an las ruedas hacia la parte de atr?s y, en conjunci?n con un eje relativamente ancho, eran sumamente maniobrables; adicionalmente, dado que la infanter?a era la principal fuerza de ataque, los carros eran utilizados para desgastar las fuerzas enemigas mediante el uso de una lluvia de flechas, haciendo uso del poderoso arco mixto.

Por su parte, Muwattali hab?a ensamblado un ej?rcito de 37.000 soldados de infanter?a y 3.700 carros de guerra, reclutados de todos los pueblos que formaban parte del imperio hitita. Los carros hititas si eran usados para el ataque principal, ya que serv?an para crear aberturas en la infanter?a enemiga, que pudieran ser aprovechadas por su propia infanter?a. Los carros hititas eran m?s grandes que los egipcios, pero mucho menos maniobrables, y llevaban tres personas cada uno (un conductor, un atacante y un escudero). Por ordenes de Muttawali, el ej?rcito de Hatti se acanton? en las inmediaciones de Kadesh en espera de los egipcios.

Ramses hab?a avanzado hasta Gaza con todo su ej?rcito, y all? decidi? algo que ha causado mucha controversia: separ? a sus tropas en las cuatro divisiones mencionadas, m?s un grupo de ?lite, los ne?arin, que consist?a principalmente de carros pesados tripulados por amorreos. Ramses envi? a cada divisi?n por una ruta distinta con la misi?n de encontrarse en la llanura de Kadesh[3]; en particular, los ne?arin fueron por la costa del mediterr?neo. Ramses lleg? con la divisi?n Am?n y se estableci? al noroeste de Kadesh, mientras que las divisiones Ra, Ptah y Set acamparon alineados hacia el sur, manteniendo una distancia de 10,5 Km entre cada campamento. De esta forma, dos divisiones egipcias estaban al norte del rio Orontes, mientras que las otras dos estaban al sur del mismo.

El d?a de la batalla, las divisiones Ra, Ptah y Set iniciaron la marcha para reunirse con Am?n, la visibilidad era limitada por el polvo levantado por los carros. Mientras la divisi?n Ptah cruzaba el rio Orontes, un grupo de carros (algunos dicen que 2.500, mientras que otros historiadores afirman que debieron ser 500[4]) hititas atac? por sorpresa[5] a la divisi?n Ra, saliendo desde una zona con abundante vegetaci?n[6]. El choque de los carros hititas destroz? a la sorprendida divisi?n Ra, pero los carros hititas no pudieron completar la destrucci?n porque deb?an seguir de largo por un buen trecho, en direcci?n oeste, antes de virar en direcci?n norte, donde se ubicaba el campamento de Ramses, el cual estaba junto al campamento de la divisi?n Am?n. Por su parte, los remanentes de la divisi?n Ra se dirigieron hacia el norte para juntarse con la divisi?n Am?n.

Un poco despu?s de que Rams?s se enterara de lo que hab?a ocurrido, los carros hititas arribaron a su campamento. Por fortuna, los obst?culos dentro del campamento frenaron el empuje de los atacantes, adem?s de que muchos de ellos comenzaron a saquear los tesoros que encontraban a su paso. Rams?s se retir? para poner a salvo a sus hijos y organiz? una contraofensiva, que result? muy efectiva no solo por el liderazgo personal del Fara?n, factor exagerado en la versi?n egipcia de los hechos, sino tambi?n en la vulnerable situaci?n de los carros hititas. En vista de lo acontecido, Muwattali decide llevar a su reserva, de m?s de 1.000 carros, al campo de batalla para salvar a los carros que se hallaban bajo la presi?n de Rams?s[7], y tratar de desarticular a los egipcios antes de que llegaran las divisiones Ptah y Set, por lo cual no hizo uso de la infanter?a. La t?ctica parec?a efectiva en un principio, aunque ten?a dos debilidades: (i) la reserva estaba compuesta de noble no acostumbrados a combatir, por lo cual la moral era baja, (ii) Muwatali ignoraba que exist?an los ne?arin, por lo cual sus c?lculos estaban sujetos a una gran incertidumbre.

Cuando Muwattali alcanz? el campamento egipcio y amenazaba con destruir a Rams?s, la providencial llegada de los ne?arin fue decisiva, ya que su ataque hizo huir a los moralmente d?biles carros hititas. El remate fue dado por una avanzada de la divisi?n Ptah que se top? con los carros hititas que trataban de escapar cruzando el Orontes. Lo ?nico que qued? a Muwattali al final fue llevar a infanter?a hitita a la ciudad de Kadesh para resistir cualquier asedio. De manera notable, Muwattali fue muy inteligente en la derrota, porque comprendi? que, aunque ellos hab?an perdido el grueso de sus carros, Ramses no podr?a conquistar ni sostener el sitio de Kadesh con el remanente de su ej?rcito: La victoria t?ctica de los egipcios se transform? en una derrota estrat?gica tras la firma de un tratado de paz que implicaba que los egipcios no se quedar?an con Kadesh. Pero, aunque no soy especialista, me atrever?a a que esta el resultado fue catastr?fico para los hititas desde un punto de vista geopol?tico, ya que como dir?a C. Jacq en su novela La Batalla de Kadesh, ?el mito de la invencibilidad hitita hab?a terminado?. Aunque Ramses y Muwattali no volvieron a combatir de nuevo, tras la muerte del ?ltimo gran rey hitita el imperio comenz? su decadencia, ya que fue debilitado por una serie de conflictos de sucesi?n al trono y el avance del nuevo gran rival: los asirios. El golpe de gracia al imperio hitita lo dio una coalici?n de los ?pueblos del mar? entre los que, seg?n una hip?tesis, figuran los sobrevivientes de la destrucci?n de Troya a manos de los protagonistas de historias futuras: los griegos.



[1] Es importante destacar que esta zona era de gran importancia porque inclu?a rutas comerciales por las que circulaban gran variedad de mercader?as.

[2] Algunos especialistas, quiz?s llevados por la emoci?n, sugieren que Troya era aliada de los ?pueblos del mar? que atacaron Egipto. Existe la hip?tesis de que parte de estos invasores se establecieron colonias en Palestina, y se supone que fueron lo que los hebreos llamaron posteriormente filisteos.

[3] La raz?n de esta medida era la de reducir el costo de la log?stica al m?nimo, ya que cada divisi?n se podr?a abastecer en diferentes puntos de sus respectivos trayectos, sin sobrecargar a los pobladores locales. La controversia aparece porque la dispersi?n hacia vulnerable al ejercito a un ataque concentrado del enemigo.

[4] Los defensores de este n?mero alegan que el ataque no fue una orden de Muwattali, sino una iniciativa de los oficiales que estaban acantonados en el bosque.

[5] Rams?s crey? que los hititas se hallaban m?s bien cerca de Aleppo, y que, por lo tanto, ten?a tiempo de maniobrar con calma.

[6] La zona estaba ubicada en las orillas de un peque?o rio que era afluente del Orontes, al sur de la ciudad de Kadesh.

[7] Algunos historiadores llaman a esta una ?maniobra de distracci?n? porque suponen que Muwattali solo tenis como fin la primera de las motivaciones mencionadas.


Publicado por Hakuin @ 18:11
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios