Martes, 14 de septiembre de 2010

?

En una entrada anterior, me refer? a ciertas situaciones en las que m?s de dos jugadores est?n en conflicto. En la antig?edad se encuentran interesantes ejemplos de situaciones de conflicto multipolares, en donde tres o m?s potencias se disputan el control de un espacio geogr?fico clave. Tal es el caso de los ?reinos combatientes? en la China pre-imperial o las guerras por la unificaci?n del Jap?n medieval. El territorio entre Palestina y Siria ha sido el eje de innumerables conflictos de hace miles de a?os, aunque el que nos interesa ahora involucr? a cuatro ?superpotencias?: Hatti (hititas), Egipcios, el Reino de Mitani (hurritas) y Asiria disputaron una larga lucha que en gran medida gir? en torno a la zona en la que, seg?n la Biblia, se librar? la ?ltima batalla: el Armagedon. En esta ocasi?n, me voy a referir a una batalla que represent? uno de los puntos culminantes de esta serie de conflictos entre las mencionadas superpotencias: la Batallad e Kadesh.

?

Vamos a presentar a los protagonistas de esta historia, as? como los sucesos que fueron configurando el encuentro decisivo entre egipcios e hititas. Los hititas eran un grupo ?tnico de origen es indo-europeo que establecieron un reino en Anatolia (actual Turqu?a) en el siglo XVIII a.c., y que se convirtieron en una potencia expansionista durante los siguientes 600 a?os. Alrededor del a?o 1620 a.c., los hititas estaban en guerra con el la confederaci?n de ciudades de Arzawa al suroeste de Anatolia. Los hurritas, otro grupo de origen indo-europeo establecido al norte de Babilonia, aprovecharon para atacar los territorios del sur de Anatolia, lo que desencaden? una fuerte reacci?n de los hititas, quienes no solo derrotaron a los hurritas en Aleppo (1595), sino que incluso saquearon Babilonia. Los hurritas supieron transformar esta derrota militar en una victoria geopol?tica, ya que instauraron el poderoso reino de Mitanni, aprovechando el vac?o de poder creado por el final del imperio babil?nico, la debilidad de los asirios y la aparici?n de conflictos internos en el imperio hitita. Desde ese momento, uno de los ejes de la estrategia de Mitanni fue detener la expansi?n hitita en Siria. A tal fin, Mitanni estableci? un virreinato que servir?an de barreras de contenci?n del avance hitita: Kizzuwatna en el norte e Siria. Por su ubicaci?n geogr?fica, Mitanni deb?a mantenerse alerta vigilando las acciones de otros dos vecinos: Egipto y Asiria tambi?n ten?an planes de expansi?n, y representaban una amenaza continua para este reino, situado en el medio de tres potencias.

??

Por su parte, durante el siglo XVI a.c., el poder?o de Egipto hab?a estado experimentando un renacimiento. Amosis I expuls? a los hicsos, que hab?an dominado el bajo Egipto por m?s de cien a?os, y luego restableci? el control de las zonas de Nubia y Canaan. Estas conquistas fueron consolidadas y ampliadas por los sucesores de Amosis I: Tutmosis I, Tutmosis II, y la reina-fara?n Hatshepsut. Pero fue bajo Tutmosis III, el primero de los grandes conquistadores de la historia, que Egipto estuvo en condiciones de entrar con probabilidades de ?xito en la disputa por los territorios de Siria y Palestina. Ante el fuerte avance de Tutmosis, el Rey pro-mitani de Kadesh se asocia a una coalici?n de 350 pr?ncipes locales que se rebelaron en contra el? monarca egipcio. En 1479 a.c., el Fara?n marcho con su ej?rcito por la costa mediterr?nea, a fin de atacar a los rebeldes que originalmente se hab?an concentrado al norte de Palestina. Sin embargo, el Rey de Kadesh decidi? llevar a sus tropas al sur, a Megido, ya que quer?a aprovechar las condiciones del terreno, que estaba al borde entre el llano y las monta?as. Tutmosis dividi? su ej?rcito en tres secciones y dirigi? un ataque durante el amanecer que sorprendi? a los rebeldes, quienes fueron derrotados f?cilmente. Los rebeldes fueron a refugiarse en la ciudad de Megido, pero Tutmosis, en lugar de perseguirlos, permiti? que su ej?rcito saqueara el campamento enemigo para luego poner la ciudad de Megido a sitio. Siete meses despu?s, los rebeldes se rindieron definitivamente. La batalla de Megido es la primera de la que se tiene un registro parcial y coron? la primera de quince campa?as exitosas que Tutmosis lanz? durante los cincuenta y cuatro a?os de su reinado, la ?ltima de las cuales implic? la destrucci?n del reino de Kadesh.

Sin embargo, luego de la muerte de Tutmosis, el poder?o egipcio y las ganancias de espacio obtenidas a costa del reino de Mitani fueron afectados negativamente por los conflictos internos que se originaron a ra?z de la herej?a de Amenofis IV. Estos acontecimientos parec?an indicar que Mitani iba a poder recuperarse y consolidarse, pero surgieron dos nuevas fuentes de amenazas. Por una parte estaban los hititas, que con el ascenso de Shubiluliuma I (1375 a.c.), un genio militar que se hizo con el poder a ra?z del asesinato de su hermano (Tudhalia III), quien decide que hab?a llegado el momento de destruir al reino de Mitani. Por la otra, los ?asirios, vasallos de los Mitani, estaban preparando una rebeli?n en contra de quienes les hab?an arrebatado el control de Mesopotamia a la ca?da de los babilonios. Ante el inminente peligro, Mitani estableci? una alianza con Egipto, con la esperanza de disuadir a los hititas de una confrontaci?n, pero los hititas respondieron estableciendo un pacto secreto con los asirios, y con los casitas de Babilonia, quienes tambi?n eran vasallos de Mitani, a fin de atenazar a sus enemigos.

Las labores diplom?ticas permitieron configurar una especie de equilibrio, pero sumamente inestable. Este equilibrio del poder fue finalmente roto por los hititas, cuando, aprovechando el ataque de los Mitanis a un reino ?aliado (Nuhasse), declararon la guerra al reino hurrita. Shubiluliuma atac? inesperadamente a trav?s de una nueva ruta de invasi?n, marchando por el este del valle del Eufrates, y derrot? de manera contundente a los mitanis, con lo cual se apropiaron de Damasco y el Libano. Los mitanis tambi?n fueron sorprendidos por la actitud de sus aliados egipcios, los cuales nunca se presentaron para contener a los hititas. El consecuente debilitamiento del reino de Mitani dio a los asirios la se?al que requer?an para rebelarse, decisi?n que llev? a cabo el Rey Azur-Uballit en 1350 a.c., y que no solo los llev? a la independencia, sino que incluso permiti? que Asiria experimentara una importante expansi?n territorial. Sin embargo, el conflicto Asirio-Mitani fue postergado por un nuevo empuje hitita, lo que oblig? a los rivales a establecer una alianza provisional que permiti? detener el arrollador avance de Shubiluliuma (1325 a.c.). Como resultado de este conflicto, el reino Mitani quedo aun m?s debilitado, lo cual, aunado a la aparici?n de conflictos internos por el trono, lo convirti? en una presa f?cil para los asirios, quienes finalmente absorbieron Mesopotamia.

?

En este mapa se aprecia como qued? el balance del poder al desaparecer Mitani (Egitro en amarillo, Asiria en verde y Hatti en azul).

Mientras que Mitani era despedazado por hititas y asirios, en Egipto la estabilidad interna comenz? a restituirse a ra?z de la muerte de Tutankamon, a trav?s de una sucesi?n de faraones que aunque no estuvieron conectados en t?rminos de l?nea sucesoria, tuvieron como objetivo com?n el restablecimiento de dominio egipcio sobre Palestina y Siria. En particular, bajo Ramses I y Seti I, Egipto recuper? el control de sus fronteras y reconquista Palestina, con lo cual se establece una frontera con el imperio hitita. Ahora eran los hititas quienes ten?an que vigilar a dos poderosos vecinos, y el precario equilibrio que se estableci? a la muerte de Shubiluliuma I pronto ser?a roto por un nuevo conflicto.

?


Publicado por Hakuin @ 17:40
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios

puuuffff, el retraso que me tengo del blog!!

en la historia de Israel ¿de cuándo estamos hablando?

Publicado por NinoSaturnino
Lunes, 11 de octubre de 2010 | 16:57

Hola Saturnino! Segun una hipótesis, el pueblo de Israel estaba al final del cautiverio en Egiprto cuando asciende Ramses II. Se supone que este Faraón es el que trata de impedir que Moises lleve a su pueblo a la tierra prometida...Faraon egipcio

Publicado por Hakuin
Martes, 12 de octubre de 2010 | 10:44